El conjunto de sentimientos, creencias y actuaciones de cada persona contribuyen a dar sentido y propósito a la vida, orientan la conducta de las personas, sus relaciones interpersonales, su forma de sentir y de pensar.