Hay aspectos propios de la madurez y del crecimiento como “personas” que necesitan un tratamiento específico para que se puedan desarrollar la expresión, el análisis de situaciones y resolución de conflictos.

Es importante tomar tus propias decisiones e iniciativas para autogestionar y autodeterminar tu vida. A través de la expresión y creatividad, conocimiento de sí mismo, autoestima, habilidades adaptativas, afectividad y sexualidad.