En la salud de la persona hay que tener en cuenta características específicas derivadas de las patologías asociadas tanto a la salud física como a la salud mental y emocional.

Se parte de los datos de salud general con su historia clínica y se establecen colaboraciones con entidades públicas o privadas del ámbito de la salud para una atención global del usuario.